El Foro Social Mundial y la agenda de la CPAL

27 02 2009

Carta de P. Ernesto Cavassa SJ, Presidente de la CPAL

Del 27 de enero al 1 de febrero se realizó el IX Foro Social Mundial (FSM) en Belém do Para, en la Amazonia brasileña. Como los anteriores, desde el primero realizado en Porto Alegre (2001), este nuevo mega evento convocó millares de personas (130,000 mil, según los organizadores), de unos 140 países, para manifestarse en favor de alternativas sociales inclusivas y compartir experiencias y reflexiones en las cerca de 2000 actividades de distinto tipo: seminarios, conferencias, eventos culturales y representaciones artísticas que se dieron a lo largo de sus cinco días de duración.

Esta edición 2009 será recordada por desarrollarse en el contexto internacional de la crisis financiera actual (tema que reunía en Davos al mismo tiempo a los representantes del G 20), por la presencia masiva de representantes de pueblos y organizaciones indígenas y por la incorporación de nuevas generaciones en sus actividades. Se trata de “una juventud más consciente de su responsabilidad política”, según destaca François Houtart, sacerdote y sociólogo, uno de los referentes del FSM de cuyo consejo internacional forma parte desde su fundación. Los temas ecológicos ocuparon un gran espacio ya que uno de los objetivos fijados fue justamente la defensa de los ecosistemas.

Cuando se ha referido al FSM, la prensa ha centrado su atención en las noticias de destaque (como la presencia de cinco presidentes latinoamericanos que, de hecho, resultó irrelevante para los objetivos del Foro), resaltando los elementos más controversiales o las naturales limitaciones que supone un encuentro de esta naturaleza. Ha dejado de lado, sin embargo, la importancia de este inmenso taller productor de nuevo pensamiento colectivo.  Houtart evalúa los resultados de este modo: “diríamos que la ‘infraestructura mental y colectiva’ de los movimientos sociales alternativos del mundo ha dado otro paso importante en Belém, quizás ayudados en esta ocasión por una crisis mundial de grandes dimensiones que ha puesto en entredicho como pocas veces, probablemente como nunca antes, el sistema capitalista neoliberal que el FSM rechaza y al que trata de buscar alternativas desde su creación en el 2001…las circunstancias históricas han jugado a favor del FSM y del aglutinamiento de los movimientos sociales que lo componen tanto en su conciencia como en sus estrategias de acción”.

La red apostólica ignaciana se hizo presente también en esta nueva edición del FSM, con cerca de 130 participantes procedentes del mundo entero. Hubo una destacada participación de la Conferencia Jesuita de Asia Meridional gracias a la delegación de South Asian Peoples’ Initiative (SAPI) que aportó 29 personas (jesuitas, religiosas, directores de obras). Estuvieron presentes también jesuitas y colaboradores de Europa, África y Asia Oriental, miembros del Servicio Jesuita para Refugiados (JRS África Oriental e Italia), de Fe y Alegría y del Secretariado Social Jesuita. Como es natural, la mayoría de los participantes fueron de Brasil y de otros países de América Latina, incluyendo nuestros dos miembros permanentes del equipo central de la CPAL, los PP. Alfredo Ferro y Martinho Lenz. Han sido presencias significativas en  la red apostólica algunas agencias de cooperación europeas, que además nos han apoyado  en esas actividades: Magis, Entreculturas, Alboan y Jesuitenmission, a quienes va nuestro profundo reconocimiento.

Para prepararse colectivamente a la participación en este evento, la red organizó un Pre-Foro que se realizó los días previos, siguiendo la tradición de Mumbai (2005) y Nairobi (2007). El Pre-Foro Fe n’Amazônia centró su atención en el tema “Fe(s) religiosa(s) y defensa de la vida” y fue organizado por la Región Jesuita de la Amazonia (BAM). Además de los participantes de la red, asistieron a él otras 100 personas más (sacerdotes diocesanos, religiosos y laicos) que viven y trabajan en la Amazonía. Esta gran participación es fruto de la labor inter-institucional e inter-congregacional que inspira las acciones de la BAM.

En el Pre-Foro se presentaron seis experiencias de tres continentes: Vicaria del Sur de Caquetá (Colombia); las Hermanas de Nuestra Señora de Anapú, Pará (Brasil); el Equipo inter-institucional itinerante de Amazonia; el Consejo Indígena de Roraima (Consejo Indígena de Roraima, Brasil); South Asian Peoples’ Initiative de la India y las religiones tradicionales africanas. Todas ellas se refirieron a procesos compartidos con aquellos marginados de la globalización imperante: indígenas, campesinos, pobladores de las periferias urbanas, refugiados, niños de la calle, los excluidos de la sociedad india de castas (los dalits, los adivasis). La reflexión sobre las experiencias fue acompañada por Marina Silva, Frei Betto y José Comblin. Una síntesis de estas reflexiones se presentó en el FSM. Además, ya durante el Foro, la red apostólica ignaciana se reunió un día para fortalecer sus lazos y reflexionar sobre los temas sociales de la pasada Congregación General 35.

¿De qué modo todo este proceso de preparación, realización y tareas pendientes puede ayudar a la agenda de la CPAL? ¿Qué puntos de inflexión se presentan como particularmente relevantes para nuestros objetivos? Podemos destacar los siguientes:

1. La Amazonía como región estratégica: sólo la Amazonía brasileña ocupa un área de más de 7 millones de km. cuadrados que corresponde al 5% de la superficie del planeta y casi el 40 % de la región sudamericana. Posee el 20 % de la disponibilidad mundial de agua dulce no congelada y el 34 % de las reservas mundiales forestales. Su diversidad de ecosistemas la hace una de las regiones más atractivas del planeta; cerca de la tercera parte de todas las especies de fauna y flora se encuentran en la cuenca amazónica. El sistema fluvial amazónico está constituido por más de un millar de ríos, incluido el más largo del mundo: el Amazonas, desde su nacimiento en el Perú. La cuenca amazónica abarca, además, otros ocho países sudamericanos que forman parte de la pan-Amazonía. Para la CPAL, la prioridad de esta Región, en clave pan-amazónica, es aún una tarea pendiente.

2. Pueblos indígenas e interculturalidad: la región amazónica es la casa de aproximadamente un millón de indígenas, de etnias y lenguas diferentes. Sólo en Brasil se han identificado 170 lenguas. Los datos de las NN.UU. nos hablan de 370 millones de indígenas a nivel mundial. La Congregación General 35 se sensibilizó ante una situación “que pone en peligro la supervivencia misma de estos pueblos”, trabajó este tema en una de sus comisiones y recomendó a las Conferencias una atención particular. Por este motivo, el sector social identificó este tema como una de sus líneas de acción: “interculturalidad, pluralismo, afro descendientes y pueblos indígenas”, como referente para futuros programas o proyectos. El FSM nos recuerda esta prioridad.

3. Justicia socio-medio ambiental y desarrollo sostenible: es otra de las líneas de acción del sector social. Estos temas aparecieron en las comisiones de trabajo del Pre-Foro en los siguientes términos: el respeto por el medio ambiente es una actitud que se debe adoptar en el día a día y eso debe iluminar tanto las decisiones personales como las acciones comunitarias; preocupación permanente por la defensa de la vida y por los derechos humanos; necesidad de fomentar un desarrollo sostenible. Se enfatizó mucho en la necesidad de una formación de los nuestros para el respeto del medio ambiente que se pueda expresar incluso en el estilo de vida. La CG 35 nos dice que, en este punto, nuestra colaboración debe tomar en cuenta “la contribución específica que la fe y la esperanza cristianas proporcionan a este tema” (Temas para el gobierno ordinario).

4. Trabajo en red: leyendo las conclusiones de las comisiones del Pre-foro, este eje transversal es uno de los más mencionados. De hecho, el mismo FSM es un encuentro de muchas redes que, durante el evento, refuerzan vínculos y retroalimentan acciones. Es evidente que los desafíos son de tal magnitud que sólo pueden ser abordados contando con las fuerzas de todos. Por ello, los participantes insisten en aprovechar las redes y articulaciones existentes antes incluso de crear innecesariamente otras nuevas. Las redes deben tener en cuenta no sólo el impulso de acciones comunes sino la formación en los diversos temas que aparecieron como relevantes y en la incidencia (advocacy) que se requiere para la formulación de políticas que permitan avanzar en el camino de otro mundo posible.

El FSM, este espacio de elaboración de nuevo pensamiento social y de utopía colectiva, nos deja al menos estos cuatro puntos para la agenda de la CPAL. Algunos coinciden ya con líneas de acción asumidas; la participación en Belem ha ayudado a reforzarlos. Otros -la Amazonia como región estratégica, por ejemplo- nos invitan a ser más audaces y proactivos a la hora de pasar esta prioridad del papel a las opciones concretas. En todos los casos, se trata de colaborar en “establecer relaciones justas” (CG 35, d. 3), utilizando para ello el extraordinario potencial que supone el carácter de cuerpo apostólico internacional capaz de convocar a muchos colaboradores para esta “misión de esperanza”.

Ernesto Cavassa, sj





Entrevista con François Houtart: balance y perspectivas del Foro Social Mundial de Belém

11 02 2009

de Esteban Velásquez SJ

Click here to read this text in English.
Para el texto español pulse aquí.
Pour lire ce texte en français, cliquez ici.
Per leggere questo testo in italiano, cliccate qui.

François Houtart, sacerdote, licenciado en filosofía, teología, ciencias políticas y sociales, doctor en Sociología, codirector del Forum mondial des Alternatives junto con el economista Samir Amin y profesor emérito de la Universidad Católica de Lovaina es uno de los principales referentes del Foro Social Mundial (FSM) de cuyo Consejo Internacional forma parte desde su fundación. Es uno de los miembros del Consejo que goza de una aceptación mas generalizada.
A él nos dirigimos en la Asamblea de Asambleas con que concluyó el FSM de Belém para pedirle un breve balance del mismo y algunas perspectivas de futuro. Estas fueron en síntesis sus comentarios con alguna observación añadida por nuestra parte.

Aspectos positivos a resaltar del FSM de Belém

François Houtart

François Houtart

Avance en la maduración de un pensamiento y de un análisis colectivo. Avance, por tanto, en la construcción de una conciencia colectiva. Hay un proceso, no un estancamiento, en ese sentido, aunque no siempre pueda ser perceptible y aunque la legitima y necesaria diversidad pueda parecer a algunos que obnubila ese avance de la conciencia colectiva. Los foros no parten de cero en cada una de sus ediciones y se producen convergencias importantes sin anular la diversidad. Diríamos que la “infraestructura mental y colectiva” de los movimientos sociales alternativos del mundo ha dado otro paso importante en Belém, quizás ayudados en esta ocasión por una crisis mundial de grandes dimensiones que ha puesto en entredicho como pocas veces, probablemente como nunca, el sistema capitalista neoliberal que el FSM rechaza y al que trata de buscar alternativas desde su creación en el 2001. Diríamos que en esta ocasión las circunstancias históricas han jugado a favor del FSM y del aglutinamiento de los movimientos sociales que lo componen tanto en su conciencia como en sus estrategias de acción.
Incorporación de nuevas generaciones que toman responsabilidades en el Foro con naturalidad y madurez. Jóvenes que tienen en su mayoría, según François, un carácter o perfil netamente popular. La mayoría clara de jóvenes en el Foro de Belém es un hecho reconocido por todos. Pero la valoración positiva de estos jóvenes no es tan compartida ni tan evidente para no pocos, como lo es para Houtart. Él nos negaba la objetividad de la apreciación que hacen algunos de una juventud mas folklórica y menos política que en anteriores ediciones del Foro. Por el contrario él cree que es una juventud más conciente, responsable y madura que se siente más integrada en el FSM, sus objetivos y responsabilidades. Por otra parte, cree François que hay un interés premeditado de una buena parte de la prensa mundial de dar esa imagen “hippy” y folklórica de los jóvenes del Foro. Imagen que no responde para él (por cierto, con sus 83 años) a la realidad.

Jóvenes durante la marcha del FSM

Construcción de nuevas redes de trabajo como, por ejemplo, las nuevas conexiones de Via Campesina y otra redes de más creciente creación. No nos dio tiempo en la conversación de una mayor explicitación de esas nuevas redes.
Revalorización de la acción política como un instrumento necesario de la acción transformadora alternativa. Después de un tiempo de cierto desprestigio mutuo entre el instrumento mas explícitamente político y el de los movimientos sociales de la llamada sociedad civil, parece que en Belém se ha dado un avance importante en el acercamiento y la valoración de su complementariedad. El Foro reconoce mas el avance que aporta la acción explícitamente política en ciertas coordenadas de clara búsqueda de alternativas al sistema neoliberal y, a su vez, el mundo del trabajo desde las estructuras de poder político que intenta ser, con mayor o menor éxito, anti o altersistema, reconoce la necesidad del FSM renunciando a propósitos de instrumentalización del mismo. Para Houtart, la presencia en le Foro de cinco presidentes americanos y la manera en que esta se produjo son un expresión clara de esta mutua valoración sin instrumentalización.

Aspectos negativos a resaltar del FSM de Belém

Demasiada fragmentación de talleres. 2.500 talleres son demasiados no solo por el número sino porque, analizando alguno o muchos de ellos, su temática no siempre tiene que ver con los propósitos y objetivos del FSM además de que se da un porcentaje desproporcionadamente elevado de talleres del país anfitrión. Por otro lado, tal fragmentación no favorece la creación de condiciones propicias para un mayor debate colectivo. En este sentido Houtart apoya la propuesta de una de las asambleas del último día en el sentido de que disminuyera el número de talleres y aumentara el número de asambleas temáticas como ocurrió, por primera vez en la historia de los Foros, en el ultimo día de este Foro de Belém que en lugar de talleres se celebraron unas 30 asambleas temáticas. En comunicación por e-mail posterior al Foro, Houtart nos decía que él había propuesto al Consejo Internacional (siempre se reúne en los días inmediatamente posteriores al Foro) que en el próximo Foro existiera otro día mas dedicado a asambleas en lugar de talleres. Lo cual significaría la mitad de los días del Foro para asambleas y la otra mitad para talleres. También nos comunicaba que todos los colectivos del Consejo Internacional habían respaldado las conclusiones de las 30 asambleas del último día. Lógicamente el respaldo es a nombre de los colectivos allí presentes y no como FSM que, como sabemos, no puede tener conclusiones propias de los debates tenidos en el Foro.
En el aspecto logístico, Houtart consideraba que la gran separación existente entre las dos sedes del FSM (las dos universidades: UFPA y UFRA) no facilitaba la participación en los talleres y actividades. También consideraba un error convocar la marcha del primer día a las 15.00 horas. No es la mejor hora para favorecer la participación, aunque esta fuera muy numerosa a pesar de todo.

Frei Betto hablando en un taller

Frei Betto hablando en un taller al FSM

Algunas consideraciones para el futuro

Sigue siendo básico mantener el carácter del Foro como lugar de encuentro y de sinergias. Seguir resistiendo, por tanto, a la tentación que reaparece una y otra vez de convertir el Foro en un lugar para elaborar unas conclusiones y una estrategia común. El Foro favorece que haya esas conclusiones y estrategia pero no puede darle su “patente” a las mismas, como tal Foro. Es lo que ya sabemos pero que, según Houtart, sigue siendo muy necesario mantener. Por otro lado, este lugar de encuentro a nivel mundial sigue siendo muy útil. No comparte Houtart, en ese sentido, algunos análisis pesimistas del Foro por no sacar conclusiones políticas del mismo, como recientemente ha expresado, por ejemplo, Sader, uno de los conocidos analistas del Foro, apropósito del Foro de Belém.
Sin embargo si hay que hacer un mayor esfuerzo de coherencia en los contenidos que se transmiten en las actividades y talleres del Foro. Y, en ese sentido, recordaba Houtart una metáfora utilizada por Susan George al hablar de la falta de coherencia, rigor y solidez de los contenidos de muchos movimientos sociales:”es como si estuviéramos danzando sobre el Titanic”. Hay avance en la conciencia colectiva pero falta coherencia y rigor en ese pensamiento colectivo para estar a la altura de la gravedad y transcendencia de las situaciones que vivimos.
Por ultimo, considera François que en el Consejo Internacional algunos sectores (especialmente ONGs y sectores de procedencia religiosa) deben superar un cierto particularismo o sectarismo al intentar desmesuradamente sacar adelante sus objetivos particulares por encima de objetivos mas colectivos, generales y globales. En este sentido si coincide Houtart con la fuerte crítica que hace el citado Sader, y otros, al papel de las ONGs en el FSM.

Terminaba nuestra conversación con Houtart analizando el papel que está jugando la recién creada Comisión de las Naciones Unidas para preparar la futura Cumbre del G 20 sobre la crisis mundial. Houtart es miembro de esa comisión en calidad de representante personal del actual Presidente de la Asamblea General, Miguel D’Scoto. La comisión es presidida por el Nobel de Economía Stiglitz y esta compuesta por ex ministros y economistas de reconocido prestigio. Para Houtart esta comisión representa lo mejor que puede dar de si el esfuerzo de autoajuste y autocorrección el sistema capitalista dominante en el mundo, pero está lejos de representar una esperanza de cambio alternativo a ese sistema. Para Houtart, su conocimiento interno de esa Comisión al mas alto nivel le confirma más en la necesidad imperiosa de que el FSM siga adelante en su difícil pero necesaria misión de alimentar esperanzas, sueños, sinergias y posibilidades reales de otro mundo hoy mas que nunca urgente y necesario.

Fotos de Luis Carlos Díaz