El Padre General escribe al Superior de la Amazonia

7 04 2009

El Superior General de la Compañía de Jesús, P. Adolfo Nicolás, ha enviado el día 27 de marzo una novedosa carta al P. Roberto Jaramillo sj, Superior de la Región Amazónica.

P. Adolfo Nicolás

P. Adolfo Nicolás

En su carta, el P. General  responde al mensaje y a la carta que los organizadores del “Preforo” y del “Día Ignaciano” dirigieron a los(as) amigos(as) y colaboradores(as) y en particular a la Compañía de Jesús (click aquí para conocer la carta-mensaje enviada desde Belém), con motivo del encuentro que se tuvo en Belém, Brasil, en el marco del Foro Social Mundial – FSM, el pasado mes de enero.

El P. Nicolás hace ver la consonancia del mensaje con la última CG35 en relación a la vocación universal de todos los jesuitas y a los desafíos que se nos plantean, particularmente en lo que nos toca a la reconciliación y a la búsqueda de alternativas al sistema imperante, incapaz de superar la pobreza y responder a la problemática ambiental del planeta.

La carta destaca los tres temas en torno a los que giró el FSM y el “Preforo” realizado en Belém como son: la ecología, los pueblos indígenas y la Amazonia, recordándonos el compromiso que tenemos frente a los organismos internacionales que pasa necesariamente por una opción de vida desde nuestro cotidiano. Al final, el P. General nos recuerda: el valor de los pueblos indígenas para nuestras civilizaciones, invitándonos a renovar nuestra opción por ellos, la decisión de la CPAL de tener como prioridad la Amazonia y nos invita a ser generosos con esta Región jesuitica de la Amazonia contribuyendo así a la misión Universal de la Compañía.

Fuente: CPAL (www.cpalsj.org)

Para leer la carta completa en español click aquí.
Click here to read the letter in English.
Clique aqui para ler a carta em portuguêse.




Blessed are the poor

9 03 2009

Sarah Broscombe, a participant in the Fé’namazônia Pre-Forum and World Social Forum (WSF) in Belém do Pará, wrote an article for the Thinking Faith’s Lenten Series about her reflection on poverty, not only the material one, from a Christian point of view. Her reflection is nourished by the experience lived at the Pre-Forum and the WSF.

Click here to read the article at www.thinkingfaith.org.





Nuestra presencia en el Forum Social Mundial

9 03 2009
alfredo

P. Alfredo Ferro Medina SJ, coordinador del sector del apostolado social de la CPAL (Conferencia de Provinciales Jesuitas en América Latina) publicó una interesante reflexión sobre la participación de los Jesuitas, los amigos y las amigas de la Compañía de Jesús al Forum Social Mundial de Belém de Pará. En dicho texto el P. Alfredo evidencia tanto las muchas cosas buenas vividas y experimentadas durante el encuentro mundial como algunas cosas menos buenas. Sobre todo indica cuánto que podemos realizar si tomamos en serio nuestra responsabilidad.

Pulse aquí para visitar la página web de la CPAL y leer el texto completo.





El Foro Social Mundial y la agenda de la CPAL

27 02 2009

Carta de P. Ernesto Cavassa SJ, Presidente de la CPAL

Del 27 de enero al 1 de febrero se realizó el IX Foro Social Mundial (FSM) en Belém do Para, en la Amazonia brasileña. Como los anteriores, desde el primero realizado en Porto Alegre (2001), este nuevo mega evento convocó millares de personas (130,000 mil, según los organizadores), de unos 140 países, para manifestarse en favor de alternativas sociales inclusivas y compartir experiencias y reflexiones en las cerca de 2000 actividades de distinto tipo: seminarios, conferencias, eventos culturales y representaciones artísticas que se dieron a lo largo de sus cinco días de duración.

Esta edición 2009 será recordada por desarrollarse en el contexto internacional de la crisis financiera actual (tema que reunía en Davos al mismo tiempo a los representantes del G 20), por la presencia masiva de representantes de pueblos y organizaciones indígenas y por la incorporación de nuevas generaciones en sus actividades. Se trata de “una juventud más consciente de su responsabilidad política”, según destaca François Houtart, sacerdote y sociólogo, uno de los referentes del FSM de cuyo consejo internacional forma parte desde su fundación. Los temas ecológicos ocuparon un gran espacio ya que uno de los objetivos fijados fue justamente la defensa de los ecosistemas.

Cuando se ha referido al FSM, la prensa ha centrado su atención en las noticias de destaque (como la presencia de cinco presidentes latinoamericanos que, de hecho, resultó irrelevante para los objetivos del Foro), resaltando los elementos más controversiales o las naturales limitaciones que supone un encuentro de esta naturaleza. Ha dejado de lado, sin embargo, la importancia de este inmenso taller productor de nuevo pensamiento colectivo.  Houtart evalúa los resultados de este modo: “diríamos que la ‘infraestructura mental y colectiva’ de los movimientos sociales alternativos del mundo ha dado otro paso importante en Belém, quizás ayudados en esta ocasión por una crisis mundial de grandes dimensiones que ha puesto en entredicho como pocas veces, probablemente como nunca antes, el sistema capitalista neoliberal que el FSM rechaza y al que trata de buscar alternativas desde su creación en el 2001…las circunstancias históricas han jugado a favor del FSM y del aglutinamiento de los movimientos sociales que lo componen tanto en su conciencia como en sus estrategias de acción”.

La red apostólica ignaciana se hizo presente también en esta nueva edición del FSM, con cerca de 130 participantes procedentes del mundo entero. Hubo una destacada participación de la Conferencia Jesuita de Asia Meridional gracias a la delegación de South Asian Peoples’ Initiative (SAPI) que aportó 29 personas (jesuitas, religiosas, directores de obras). Estuvieron presentes también jesuitas y colaboradores de Europa, África y Asia Oriental, miembros del Servicio Jesuita para Refugiados (JRS África Oriental e Italia), de Fe y Alegría y del Secretariado Social Jesuita. Como es natural, la mayoría de los participantes fueron de Brasil y de otros países de América Latina, incluyendo nuestros dos miembros permanentes del equipo central de la CPAL, los PP. Alfredo Ferro y Martinho Lenz. Han sido presencias significativas en  la red apostólica algunas agencias de cooperación europeas, que además nos han apoyado  en esas actividades: Magis, Entreculturas, Alboan y Jesuitenmission, a quienes va nuestro profundo reconocimiento.

Para prepararse colectivamente a la participación en este evento, la red organizó un Pre-Foro que se realizó los días previos, siguiendo la tradición de Mumbai (2005) y Nairobi (2007). El Pre-Foro Fe n’Amazônia centró su atención en el tema “Fe(s) religiosa(s) y defensa de la vida” y fue organizado por la Región Jesuita de la Amazonia (BAM). Además de los participantes de la red, asistieron a él otras 100 personas más (sacerdotes diocesanos, religiosos y laicos) que viven y trabajan en la Amazonía. Esta gran participación es fruto de la labor inter-institucional e inter-congregacional que inspira las acciones de la BAM.

En el Pre-Foro se presentaron seis experiencias de tres continentes: Vicaria del Sur de Caquetá (Colombia); las Hermanas de Nuestra Señora de Anapú, Pará (Brasil); el Equipo inter-institucional itinerante de Amazonia; el Consejo Indígena de Roraima (Consejo Indígena de Roraima, Brasil); South Asian Peoples’ Initiative de la India y las religiones tradicionales africanas. Todas ellas se refirieron a procesos compartidos con aquellos marginados de la globalización imperante: indígenas, campesinos, pobladores de las periferias urbanas, refugiados, niños de la calle, los excluidos de la sociedad india de castas (los dalits, los adivasis). La reflexión sobre las experiencias fue acompañada por Marina Silva, Frei Betto y José Comblin. Una síntesis de estas reflexiones se presentó en el FSM. Además, ya durante el Foro, la red apostólica ignaciana se reunió un día para fortalecer sus lazos y reflexionar sobre los temas sociales de la pasada Congregación General 35.

¿De qué modo todo este proceso de preparación, realización y tareas pendientes puede ayudar a la agenda de la CPAL? ¿Qué puntos de inflexión se presentan como particularmente relevantes para nuestros objetivos? Podemos destacar los siguientes:

1. La Amazonía como región estratégica: sólo la Amazonía brasileña ocupa un área de más de 7 millones de km. cuadrados que corresponde al 5% de la superficie del planeta y casi el 40 % de la región sudamericana. Posee el 20 % de la disponibilidad mundial de agua dulce no congelada y el 34 % de las reservas mundiales forestales. Su diversidad de ecosistemas la hace una de las regiones más atractivas del planeta; cerca de la tercera parte de todas las especies de fauna y flora se encuentran en la cuenca amazónica. El sistema fluvial amazónico está constituido por más de un millar de ríos, incluido el más largo del mundo: el Amazonas, desde su nacimiento en el Perú. La cuenca amazónica abarca, además, otros ocho países sudamericanos que forman parte de la pan-Amazonía. Para la CPAL, la prioridad de esta Región, en clave pan-amazónica, es aún una tarea pendiente.

2. Pueblos indígenas e interculturalidad: la región amazónica es la casa de aproximadamente un millón de indígenas, de etnias y lenguas diferentes. Sólo en Brasil se han identificado 170 lenguas. Los datos de las NN.UU. nos hablan de 370 millones de indígenas a nivel mundial. La Congregación General 35 se sensibilizó ante una situación “que pone en peligro la supervivencia misma de estos pueblos”, trabajó este tema en una de sus comisiones y recomendó a las Conferencias una atención particular. Por este motivo, el sector social identificó este tema como una de sus líneas de acción: “interculturalidad, pluralismo, afro descendientes y pueblos indígenas”, como referente para futuros programas o proyectos. El FSM nos recuerda esta prioridad.

3. Justicia socio-medio ambiental y desarrollo sostenible: es otra de las líneas de acción del sector social. Estos temas aparecieron en las comisiones de trabajo del Pre-Foro en los siguientes términos: el respeto por el medio ambiente es una actitud que se debe adoptar en el día a día y eso debe iluminar tanto las decisiones personales como las acciones comunitarias; preocupación permanente por la defensa de la vida y por los derechos humanos; necesidad de fomentar un desarrollo sostenible. Se enfatizó mucho en la necesidad de una formación de los nuestros para el respeto del medio ambiente que se pueda expresar incluso en el estilo de vida. La CG 35 nos dice que, en este punto, nuestra colaboración debe tomar en cuenta “la contribución específica que la fe y la esperanza cristianas proporcionan a este tema” (Temas para el gobierno ordinario).

4. Trabajo en red: leyendo las conclusiones de las comisiones del Pre-foro, este eje transversal es uno de los más mencionados. De hecho, el mismo FSM es un encuentro de muchas redes que, durante el evento, refuerzan vínculos y retroalimentan acciones. Es evidente que los desafíos son de tal magnitud que sólo pueden ser abordados contando con las fuerzas de todos. Por ello, los participantes insisten en aprovechar las redes y articulaciones existentes antes incluso de crear innecesariamente otras nuevas. Las redes deben tener en cuenta no sólo el impulso de acciones comunes sino la formación en los diversos temas que aparecieron como relevantes y en la incidencia (advocacy) que se requiere para la formulación de políticas que permitan avanzar en el camino de otro mundo posible.

El FSM, este espacio de elaboración de nuevo pensamiento social y de utopía colectiva, nos deja al menos estos cuatro puntos para la agenda de la CPAL. Algunos coinciden ya con líneas de acción asumidas; la participación en Belem ha ayudado a reforzarlos. Otros -la Amazonia como región estratégica, por ejemplo- nos invitan a ser más audaces y proactivos a la hora de pasar esta prioridad del papel a las opciones concretas. En todos los casos, se trata de colaborar en “establecer relaciones justas” (CG 35, d. 3), utilizando para ello el extraordinario potencial que supone el carácter de cuerpo apostólico internacional capaz de convocar a muchos colaboradores para esta “misión de esperanza”.

Ernesto Cavassa, sj





Personas – pessoas – people

18 02 2009




La construction des ponts et une opportunité manqué pour l’Afrique

16 02 2009

par Antoine Bérilengar SJ

Click here to read this text in English.
Para el texto español pulse aquí.
Pour lire ce texte en français, cliquez ici.
Per leggere questo testo in italiano, cliccate qui.

Ce Forum social est bien tombé. Il a lieu au moment où le monde fait face à de grandes crises notamment, la crise alimentaire et énergétique, la crise financière sans précédent. Ce Forum offre ainsi l’occasion de contribuer à la recherche de solutions à ces crises. C’est ainsi que les organisateurs ont fait une large place aux débats autour de ces sujets. Etaient présents au Forum non seulement les principaux acteurs de la société civile mais aussi certains victimes, notamment les jeunes, les femmes, les peuples indigènes et les petits producteurs. A mon avis, le temps n’est pas plus aux accusations ou aux confessions, mais à l’action. C’est à ce niveau que les suggestions doivent être suivies d’effet. Il faut une volonté politique pour transformer ces suggestions ou propositions en actions concrètes. C’est à ce niveau qu’il faut trouver des mécanismes pour amener les politiques à travailler main dans la main avec la société civile pour initier des actions concrètes à même de réduire la souffrance des peuples.

Antoine Bérilengar SJ

Antoine Bérilengar SJ

Le Forum social est un lieu de construction des alliances et des réseaux pour réfléchir à tel ou tel problème. Je cite ici comme exemple les indigènes de la délégation des SAPI et ceux venant d’Amérique du Sud et du Nord. La chaleur de la rencontre, l’acceptation mutuelle, la convergence de certains points de vue sont au-delà de l’attente de la délégation respective. Ils n’ont pas seulement dansé, échangé des symboles de leurs leaders, mais ont organisé encore des rencontres supplémentaires pour jeter les bases d’une alliance durable. Ce qui les unissait plus c’est le dénominateur presque commun des défis de survie auxquels ils font face. Après la négation de leur dignité, maintenant ce sont leur moyens de survie qui sont en jeu. Plus, au-delà des barrières linguistiques, leurs cœurs et leurs visages ont parlé.

Les organisations religieuses ou d’inspiration religieuse trouvent de plus en plus leur place au Forum Social Mondial. Elles ont pris part à la marche inaugurale avec leurs symboles et leurs messages : la conférence épiscopale indienne – Pas de paix sans respect de droits humains ; les Sœurs de Notre Dame de Namur – une effigie de leur sœur assassiné, Dorothy Stang ; et les frères maristes qui depuis leur maison avec leur fanfare ont aidé les participants à marcher sous la pluie torrentielle. Elles ont amené au forum non seulement des groupes qu’ils ont organisés, mains elles ont surtout parlé ouvertement de leurs convictions, leurs fois (plural de « su fe ») et de la nécessité de prendre des valeurs éthiques dans la résolution des problèmes. Elles jouent leurs rôles d’agents de construction des ponts entre les peuples.

J’ai l’impression que l’Afrique était presque absente à cette rencontre. J’ai trop peu vu des Africains, des groupes organisés venant d’Afrique ou certains problèmes d’Afrique abordés. C’est l’occasion pour l’Afrique de faire encore entendre sa voix sur les la crise financière, ses guerres endémiques et ses lots des réfugiés, la lutte pour la démocratie et la bonne gouvernance, le pillage de ses ressources naturelles. De plus, l’Afrique n’a malheureusement pas amené au forum ses peuples de forêts (les pygmées du Cameroun, de la République Centrafricaine, du Gabon, de la Guinée Equatoriale, de Congo-Brazzaville, et de la République Démocratique du Congo), les Twa du Burundi et du Rwanda, et les hottentots ou Bushmen du désert de Kalahari. Elle n’a également pas amené ses peuples du désert de Kalahari ou du Sahara (la Touareg), de ses grands fleuves ou lacs (les fleuves Congo, les lacs Victoria et les lac Tchad, le Nil, etc.) en danger. Elle n’a pas non plus amené au grand jour des problèmes de la déforestation, de la crise énergétiques, les pollutions, les déversements des déchets toxiques (Côte d’Ivoire). En somme l’Afrique aurait pu non seulement bénéficier de sa participation au Forum, mais surtout saisir cette occasion pour exposer également les problèmes touchant la minorité ou peuple en voie d’extinction ou de son environnement et sa conception holistique de leur environnement.





“We are not alone in this struggle to build a better world”

16 02 2009

by Xavier Jeyaraj SJ

Click here to read this text in English.
Para el texto español pulse aquí.
Pour lire ce texte en français, cliquez ici.
Per leggere questo testo in italiano, cliccate qui.

An experience of the Pre-Forum and the WSF that many of my 28 companions from South Asia and I keep reminiscing about is our encounter and interaction with the indigenous people of Amazon. During the Pre-Forum inauguration we had mentioned that the call “Indigenous People Unite” was our purpose for coming to Belém, and this was fulfilled to a large extent. It was a unique experience not only to recognize and share the similarities of culture and values that exist between the indigenous people of South Asia and Amazon and mutually enrich one another, but also to look at the problems faced by both groups despite their geographical separation. The chord that held us together as one body was not merely the similarity of culture, not merely the struggle for life, but also faith – faith in a God who calls for the defence of the life of the marginalized, particularly the indigenous; it is a faith that calls for a deeper social commitment, networking and political action. Sharing the common mission and purpose with Jesuits and others involved all over the world has made us feel that we are not alone in this struggle to build a better world.

Before coming to Belém, I personally critiqued the WSF itself, wondering whether this was turning out to be a world forum of cultural extravaganza. In the light of the so-called economic crisis (though I prefer to call it the collapse of the capitalist model of development) I was puzzled about how the WSF would respond. Would WSF continue to remain a mere platform for exchange of ideas and sharing of experiences or would it change the ‘Crisis’ into an ‘Opportunity’ for evolving an alternative? Though the inaugural march was more like a carnival, I am glad that the WSF in Belém has come out of its shell and has, for the first time, taken certain concrete political stands to seize the opportunity for political action. The plans for campaigns, awareness raising, mobilization and demonstration against the world’s political powers and institutions in the coming months gives us a hope that WSF is no longer only a cultural extravaganza but a real political force to reckon with. It is indeed a joy that we have been part of this process.